:;javascript
:;javascript
 
 

El viaje de Roger Caillois a la Argentina fue de vital importancia para la literatura hispanoamericana. Llegó a Buenos Aires en 1939 invitado por Sur para dictar un curso sobre grandes temas míticos. Al bajar del barco que lo traía al país, Victoria escribió con visión aguda: “no creo que tuviera la menor idea de lo que iba a encontrar, cuando bajó por la pasarela; pero traía un enorme apetito de... cualquier cosa”.

Con apenas veinticinco años había fundado en París junto a Georges Bataille el Collège de Sociologie. Planeaba quedarse tres semanas pero terminaron siendo cinco años de los cuales cuatro fue huésped de Victoria. Trabajó en el Instituto Francés y en la edición de Lettres Françaises, una revista para escritores que se publicó entre 1941 y 1944 y que fue lanzada por los aviadores ingleses en la Francia ocupada por los nazis. Durante estos años se dedicó además a traducir a muchos de los escritores latinoamericanos al francés. Dirigió para la UNESCO la publicación de una serie de obras históricas y creó la famosa colección La Croix du Sud de Gallimard, que tradujo por primera vez al francés a escritores como Eduardo Mallea, Julio Cortázar, Juan Rulfo, Miguel Ángel Asturias y Jorge Luis Borges.