:;javascript
:;javascript
 
 
 
   
   


 

Si algo destaca a la colección de Villa Ocampo es la impronta única que le supo dar Victoria Ocampo, con su interés por las vanguardias europeas de principios del siglo XX, por la necesidad de promover un cambio radical en el arte, pero sin despreciar el pasado: al contrario, Victoria conservó y puso en valor las piezas del siglo XIX heredadas de su familia. Por eso Villa Ocampo es un singular ejemplo de colección donde dos siglos dialogan en sintonía y donde la posibilidad de comunicación (antes que de ruptura) entre dos modos de ver y entender el arte, logra convivir en armonía. La colección incluye un tapiz realizado por la casa Myrbor sobre un original de Pablo Picasso, comprado en París en 1929, que en un principio fue utilizado como alfombra, pero que al tiempo su dueña prefirió proteger de los fumadores descuidados colocándolo en la pared. Otras obras importantes son los dos retratos de Prilidiano Pueyrredón —el de don Manuel José de Ocampo y González, bisabuelo de Victoria y prominente político, y el de su esposa Clara Lozano—, una antigua cabeza de mujer en mármol blanco, copia de un original griego, comprada en la Exposición de París en 1913 y un óleo de Pedro Figari pintado 1925; los retratos realizados a la punta seca por Paul Helleu en 1909 (gran retratista de la belle époque y quien dejó la última imagen de Proust) y sobre una mesa, un pequeño bronce en el que el príncipe Troubetzkoy captó el encanto de la dueña de casa envuelta en una capa de chinchilla. Un óleo sobre tela de Pascal Dagnan-Bouveret muestra a una Victoria espléndida, enfundada en un vestido blanco y con una capa de color oscuro sobre los hombros. Tiene una rosa roja prendida al cinto y un libro en la mano derecha. La colección de fotografías comprende más de 200 piezas, incluyendo un retrato de Graham Green del fotógrafo Yousuf Karsh, otro de Pierre Drieu La Rochelle tomado por Man Ray, retratos de Igor Stravinsky, Virginia Woolf y Charles Chaplin dedicados a Victoria, daguerrotipos y una serie de fotografías estereoscópicas que describen una Buenos Aires irreconocible de principios de siglo XX.